Monthly Archives: julio 2018

Mensaje apostólico en la colonia Bethel

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El domingo 22 de julio, al término de la Escuela Dominical en la Iglesia de la colonia Bethel —presidida por el hermano P.E. Felipe Medina—, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, desde el balcón de su casa en esta colonia del oriente de Guadalajara, saludó a sus hijos espirituales y les dirigió un breve mensaje.

En primer lugar, expresó su alegría de regresar a esta ciudad y atestiguar que la iglesia en su conjunto se prepara para recibir a los invitados a la Santa Cena. Se refirió, de manera particular, a las subsedes y colonias de la Zona Metropolitana Guadalajara (ZMG) que continuan preparándose para brindar la hospitalidad y atención requeridas para recibir a los hermanos que en breve acudirán a la fiesta más grande de toda la tierra.

«El Señor me permite volver al hogar. Mi corazón brinca de alegría y se llena de gozo al saber que celebraremos, el próximo agosto, la Santa Cena: nuestra gloria, nuestro Pueblo, nuestra comunión, nuestra esperanza… En algunos lugares en donde su hermano ha estado, los hermanos se alegran y me dicen: ‘Varón de Dios, ya los hermanos se están preparando’; ¡qué alegría! También nosotros estamos esperando, con mucha alegría, recibir a todos los hermanos… Y aquellos hermanos que van a prestar sus casas, yo sé que van a participar todos, porque en todos está la comunión de Dios… El hijo de Dios, con alegría dice: ‘Mis puertas estarán abiertas… En los hijos de Dios estará la bendición de Jehová…’.

«Solamente quería saludarte, Iglesia del Señor, y decirte que te llevo en mi corazón; y desde aquí quiero elevar mi voz y decirle a la Iglesia Universal: ¡Aquí los esperamos!, deseando que el día primero pueda su hermano, en la bendición que Dios me ha permitido de representarle aquí en la tierra, de levantar mis manos y orar por la Iglesia del Señor».

Practicar la hospitalidad: deber de los hijos de Dios que trae bendiciones

De igual manera, el Apóstol de Jesucristo destacó que, luego de la oración del primero agosto, en donde levantará sus brazos y orará al Altísimo para que cuide y traiga con bien al Pueblo del Señor, las iglesias de la ZMG se unirán a la continua oración en consagraciones de 24 horas, que tendrán lugar en sus respectivos templos.

En otro momento, refirió: «Seguiremos en consagración, preparándonos… porque la gloria de nuestra Iglesia, que es la Santa Cena, ya está a la puerta… Me presentaré el día primero, si Dios me lo permite, para orar por el Pueblo del Señor. La Santa Cena nos volverá a unir en un solo cuerpo, el Cuerpo de Cristo, y seguir adelante en este mundo como el Cuerpo de Cristo que es glorioso, victorioso y grande… Sigámonos preparándonos y abramos nuestro corazón. No permita Dios que en nuestro corazón halla alguna mezquindad o mira de avaricia para hacer negocio con nuestros hermanos; por el contrario: una vez más demostremos la fraternidad que nos distingue como hijos de Dios. Les abriremos a nuestros hermanos las puertas de par en par y les diremos: ‘Aquí está nuestro hogar. Bienvenido, seas hermano».

Así se despidió: «Sigamos llevando ese convenio que tenemos con Dios, a través de nuestros hechos y cumpliendo el mandamiento que Él nos ha dejado. Dios los bendiga, hermanos. El Señor sea con ustedes».

En Bethel, como en las iglesias de la ZMG, se respira el aroma de la Elección. Se repite una frase que, con propiedad, expresaban los hermanos antiguos: «Ya huele a fiesta».